Colegia2

       
      CSV
 
         TUTORIALES

Redes Sociales

     

Inicio de sesión

Calendario

« noviembre 2017 »
LunMarMiéJueVieSábDom
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930

Enlaces

CONSEJO GENERAL
FICHA ESTADISTICA
ACTIVATIE
LEGISLACIÓN/NORMATIVA/
APLICACIONES INFORMÁTICAS
CODIGO TÉCNICO
MUSSAT
PREMAAT
VENTANILLA UNICA CGATE
UNIVERSIDAD DE NEBRIJA
ACAE
HOJA INFORMATIVA TÉCNICA
CONTART 2018
 
BancoSabadel
 

Aparejadores y Arquitectos Técnicos, los mejores aliados en el mantenimiento obligatorio de las viviendas

  
Mantener un edificio en forma significa que todas las acciones para su conservación estén encaminadas a que cumpla las funciones para las que fue construido, como alojar a sus propietarios o usuarios, aportando confort y, sobre todo, la mayor garantía de seguridad. Por ese motivo, desde el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Toledo (COAATIE) se expone la figura del aparejador y del arquitecto técnico como la mejor opción para solventar las acciones de mantenimiento de las viviendas y edificios, que son obligatorias para los propietarios.

Tanto los propietarios como los usuarios de las viviendas y edificios no conocen en muchas ocasiones la complejidad que conlleva la gestión de su mantenimiento. Los propietarios cuentan, casi siempre, con la colaboración de profesionales del sector con los que afrontan la tarea de conocer el estado el edificio y sus instalaciones. En este sentido, el aparejador o arquitecto técnico es el profesional cualificado especializado en mantenimiento del edificio que asesora, inspecciona y gestiona las reformas, sustituciones o adaptaciones de los edificios, ofreciendo las máximas garantías y facilitando el mantenimiento preventivo.

La cultura del mantenimiento

Es la obligación del propietario mantener en buen estado de conservación de los edificios, “en términos de que no perjudiquen a la comunidad o a los otros propietarios”, además que será la comunidad de propietarios la que deberá realizar las obras necesarias para el adecuado sostenimiento y conservación del inmueble y de sus servicios, de modo que reúna las debidas condiciones estructurales, de estanqueidad, habitabilidad, accesibilidad y seguridad”. Sin embargo, muy pocos propietarios son conscientes de que, al igual que sucede con los coches, se deben realizar las inspecciones y sustituciones pertinentes en los edificios. Por ese motivo, la figura del Aparejador resulta de vital importancia a la hora de evaluar el estado de los inmuebles y valorar el tipo de reformas o adecuaciones que son necesarias.

La reciente Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas define las obligaciones del deber de conservación de los edificios y establece la obligatoriedad de realizar el Informe de Evaluación de los Edificios, por parte de los técnicos especializados, con el objetivo de valorar el estado de conservación, accesibilidad y eficiencia energética de los mismos.

Ayudas a la Rehabilitación

En la actualidad, se están dando cambios favorables al fomento de la rehabilitación de viviendas y comunidades de vecinos. Por un lado, en el mes de marzo se han aprobado las ayudas incluidas en el Plan de Vivienda del Gobierno nacional, que este año han aumentado más del 50% con respecto a 2016. Esta línea de actuación cuenta con “colectivos prioritarios” para la recepción de las ayudas como personas con alguna discapacidad o mayores.

Por otra parte, en la recientemente publicada Orden del 9 de marzo de la Consejería de Fomento se establecen las bases por las que se concederán ayudas de hasta 12.500 euros a los propietarios para afectar las acciones de rehabilitación y mantenimiento de sus edificios.

Estas subvenciones podrán incluir, dependiendo de los costes totales, además del coste de las obras, los honorarios de los profesionales intervinientes, el coste de la redacción de los proyectos, informes técnicos y certificados necesarios, los gastos derivados de la tramitación administrativa, y otros gastos generales similares. Así, las cuantías pueden alcanzar, según el caso, los 12.500 euros a multiplicar por el número de viviendas a rehabilitar y por 120m2 de superficie útil de local.

Las ayudas para la actuación en los edificios de residencia colectiva y viviendas estarán dirigidas a la conservación, la mejora de la calidad y la sostenibilidad y a realizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad. Dentro de estas, se podrán subvencionar aquellas actuaciones detectadas en el Informe de Evaluación de Edificios con carácter desfavorable relativas a la conservación de la cimentación, estructura e instalaciones, cubiertas, azoteas, fachadas y medianerías u otros elementos comunes así como las acciones para la mejora de las instalaciones de la electricidad, fontanería, gas, saneamiento, etc. usadas por la comunidad de propietarios, entre otras muchas actuaciones.